VITAMINA D. Propiedades, beneficios, dosis y alimentos

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una vitamina liposoluble necesaria para regular el metabolismo del calcio, imprescindible para la salud ósea.

La vitamina D puede tener un origen vegetal (ergosterol), que por la acción de la luz del sol se convierte en ergocalciferol o vitamina D2, forma en la que suele encontrase en alimentos enriquecidos con vitamina D y complementos alimenticios.

En el caso que tenga un origen animal (7-dehidrocolesterol), por la acción del sol sobre la piel se convierte en colecalciferol o vitamina D3.

En los complementos alimenticos, la vitamina D2 de origen vegetal, normalmente se obtiene a partir de levaduras.

Unidades de medida de la vitamina D

La vitamina D se mide en unidades internacionales (UI) o microgramos de colecalciferol.

1 mcg de vitamina D = 40 UI de vitamina D.

En pieles oscuras y negras puede haber más tendencia a presentar un déficit de vitamina D.

Algunos factores que disminuyen la síntesis de vitamina D3 son:

Poca exposición al sol, gran contaminación atmosférica o abuso de protección solar.

Con el paso del tiempo, la piel va perdiendo la capacidad para convertir la provitamina D en colecalciferol.

Tanto la vitamina D2 como la D3 aportadas por la dieta, necesitan la presencia de grasas para una correcta absorción.

La acción de la bilis es fundamental para una adecuada absorción de las vitaminas liposolubles, por lo que disfunciones hepáticas o de la vesícula biliar, pueden alterar la absorción de la vitamina D.

Vitamina D: ¿Para qué sirve?

La vitamina D es necesaria para el mantenimiento de la mineralización de huesos y dientes regulando el metabolismo del calcio y del fósforo.

La vitamina D también tiene efectos que van más allá de la salud ósea, afectando de manera determinante a los sistemas inmune, endocrino, y cardiovascular.

La vitamina D contribuye al desarrollo y mantenimiento óseo normal. Una deficiencia severa de vitamina D puede causar raquitismo en niños y osteomalacia en adultos.

Una insuficiencia de vitamina D puede originar un hiperparatiroidismo secundario debido que incremente la degradación ósea y originar osteoporosis.

Algunos estudios observacionales han relacionado niveles insuficientes de vitamina D con una mayor susceptibilidad o severidad de enfermedades autoinmunes, como diabetes mellitus tipo 1, esclerosis múltiple, artritis reumatoides o lupus eritematoso sistémico.

¿Qué beneficios aporta la vitamina D?

La vitamina D sirve para regular el metabolismo del calcio y del fósforo a través de distintos mecanismos. La vitamina D aumenta la absorción de calcio y fósforo en el intestino delgado.

Cuando la cantidad de calcio en sangre es baja, la vitamina D moviliza el calcio de los huesos y cuando la cantidad de calcio en la sangre es normal, incrementa la fijación de calcio y fósforo en huesos y dientes.

La vitamina D también aumenta la reabsorción de calcio y fósforo a nivel renal.

La vitamina D es esencial para el crecimiento y desarrollo corporal y la mineralización de los huesos durante el crecimiento.

Sol y vitamina D

El sol es la fuente principal para poder realizar la síntesis de vitamina D en la piel. La síntesis media diaria de vitamina D debido a la acción del sol es de 50-50 -1.000 UI/día.

En torno al 90% de la vitamina D utilizada normalmente, proviene de la síntesis endógena. Tomar el sol diariamente durante 30 minutos sería suficiente para tener una síntesis adecuada de vitamina D.

Vitamina D y osteoporosis

Las causas de la osteoporosis son multifactoriales, no obstante, la insuficiencia de vitamina D puede ser un factor importante en el origen de la osteoporosis en adultos mayores.

La osteoporosis afecta un tercio de las mujeres de entre 60-70 años de edad y a dos tercios de las mujeres de 80 años y mayores. La pérdida progresiva de la densidad mineral ósea (DMO) que conduce a la osteopenia (pre-osteoporosis) y osteoporosis es comúnmente observada en adultos mayores, especialmente de la tercera edad.

La evidencia actual sugiere que los suplementos de vitamina D3 de al menos 800 UI/día pueden ser útiles en reducir la pérdida ósea y tasas de fracturas en adultos mayores.

A fin de que la suplementación con vitamina D sea efectiva en preservar la salud ósea, debe consumirse con un adecuado aporte de calcio.

Vitamina D y enfermedades inflamatorias intestinales (EII)

La vitamina D tiene un papel importante en el metabolismo óseo, pero recientemente ha sido reconocida como un importante inmunorregulador y esto ha llevado a investigaciones sobre el efecto de la suplementación con vitamina D en diversas enfermedades autoinmunes y sus efectos antiinflamatorios.

Existe alguna evidencia de que la vitamina D puede regular la inflamación gastrointestinal. Además, determinados estudios, han demostrado que la vitamina D puede afectar al microbiota intestinal.

 

Varios factores,  ambientales y genéticos, contribuyen al desarrollo de la respuesta inmune inapropiada de la microbiota intestinal que causa la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC).

En algunos estudios, se ha podido comprobar, como la suplementación con vitamina D  mejoró la tasa de recaída de pacientes con EC en remisión después de un año de tratamiento. También en pacientes con EC, se evidenció que la mejoría de los niveles de vitamina D estaba relacionada con una disminución de la severidad de los síntomas de la enfermedad.

Existe cierta evidencia de que la vitamina D puede regular la inflamación gastrointestinal, con estudios epidemiológicos que muestran que las personas con una mayor cantidad de vitamina D sérica tienen una menor incidencia de EII, particularmente la enfermedad de Crohn.

Vitamina D y función vascular

Los bajos niveles circulantes de 25-hidroxivitamina D (25(OH)D) se han asociado con una amplia gama de estados de enfermedad y trastornos fisiológicos.

En el campo de la medicina cardiometabólica, los niveles bajos de 25 (OH)D se asociaron con niveles más altos de presión arterial (PA), con diabetes mellitus, accidente cerebrovascular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca, en estudios observacionales.

La vitamina D afecta a cientos de objetivos genéticos y tiene efectos en una amplia variedad de tipos de células, órganos y sistemas, incluido el corazón y el sistema vascular.

Se han postulado varias vías fisiopatológicas para explicar las asociaciones observadas entre los niveles bajos de 25(OH)D y la enfermedad cardiovascular, incluidos los efectos sobre la rigidez arterial, la función endotelial, la secreción de citocinas, el factor de crecimiento endotelial vascular y el calcio celular.

Propiedades de la vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble necesaria para la homeostasis mineral y la formación de hueso, no sólo regula la homeostasis del calcio y del fósforo, sino que también tiene importantes efectos en los sistemas inmune, endocrino y cardiovascular.

La vitamina D3 (colecalciferol) es sintetizada en la piel a partir de la conversión del 7-dehidrocolesterol, con la exposición a la radiación ultravioleta-B (UVB) de la luz solar.

Una síntesis de vitamina D3 en la piel inadecuada debido a una insuficiente exposición a la radiación solar UVB, justificaría la ingesta oral de vitamina D necesaria para satisfacer sus requerimientos.

Actualmente, la deficiencia de vitamina D parece ser un problema común en poblaciones europeas sanas de mediana edad y puede haber una necesidad urgente de mejorar el nivel de vitamina D, hasta tal punto, que la deficiencia de vitamina D se está reconociendo en la actualidad como una pandemia, asociada con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, hipertensión, enfermedades infecciosas y cáncer.

Es bien sabido que la vitamina D ejerce múltiples funciones en la biología ósea, las enfermedades autoinmunes, el crecimiento celular, la inflamación o las funciones neuromusculares e inmunitarias.

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa presente en muchos alimentos. Puede ser producida endógenamente cuando la piel está expuesta a los rayos ultravioleta de la luz solar. Sin embargo, dado que la vitamina D es biológicamente inerte cuando se obtiene de la exposición al sol o de la dieta, primero debe activarse en los seres humanos antes de funcionar.

El riñón y el hígado juegan aquí un papel crucial por la hidroxilación de vitamina D a 25-hidroxivitamina D en el hígado y a 1,25-dihidroxivitamina D en el riñón.

¿Cuál es la dosis diaria mínima recomendada de vitamina D?

En la Unión Europea los Valores de Referencia de Nutrientes (VRN) están regulados en el Reglamento (UE) 1169/2011. En este Reglamento aparecen en los correspondientes anexos  las denominadas “Ingestas Diarias de Referencia”, tanto para los micronutrientes (vitaminas y minerales) como también para la energía y distintos macronutrientes.

La Ingesta Diaria de Referencia es el nivel de ingesta diaria de un nutriente que se considera suficiente para satisfacer los requisitos del 97-98% de los individuos sanos en una determinada población. El VRN de la vitamina D en España es de 5 mcg (200 UI).

No obstante, determinados grupos de expertos consideran que para mantener unos niveles óptimos de vitamina D, se deberían consumir diariamente 25 mcg (1.000 UI).

La deficiencia de vitamina D puede llevar a enfermedades musculoesqueléticas como el raquitismo y la osteomalacia, pero la suplementación con vitamina D también puede prevenir enfermedades extraesqueléticas como infecciones del tracto respiratorio, exacerbaciones del asma, complicaciones del embarazo y muertes prematuras.

La vitamina D tiene un metabolismo único, ya que se obtiene principalmente a través de la síntesis en la piel bajo la influencia de la luz solar (es decir, la radiación ultravioleta B), mientras que la ingesta a través de los alimentos, tradicionalmente desempeña un papel relativamente menor.

Las pautas dietéticas para la vitamina D se basan en el consenso de que las concentraciones séricas de 25-hidroxivitamina D (25 [OH] D) se utilizan para evaluar el estado de esta vitamina.

Las concentraciones recomendadas van desde ≥25 a ≥50 nmol / L (≥10-≥20 ng / mL), lo que corresponde a una ingesta diaria de vitamina D de 10 a 20 μg (400-800 unidades internacionales). La mayoría de las poblaciones no cumplen con los requisitos recomendados de vitamina D en la dieta.

En Europa, las concentraciones de 25 (OH) D <30 nmol / L (12 ng / mL) y <50 nmol / L (20 ng / mL) están presentes en el 13,0 y 40,4% de la población general, respectivamente.

Esta brecha sustancial entre las ingestas de referencia dietéticas recomendadas oficialmente para la vitamina D y la alta prevalencia de la deficiencia de vitamina D en la población general requiere la intervención de las autoridades sanitarias.

La promoción de un estilo de vida más saludable, con más actividades al aire libre y una nutrición óptima resultan imprescindibles, pero no parecen ser suficientes y  en el caso de la exposición a la luz solar, deben estar bien equilibradas con respecto a los posibles efectos adversos, como el cáncer de piel.

Efectos secundarios de exceso de vitamina D. ¿Qué pasa si se toma mucha vitamina D?

Se puede correr riesgo con el uso de vitamina D, cuando se toman 40.000 UI/día (1 mg/día) durante mucho tiempo. Un exceso de vitamina D puede originar una hipercalcemia (elevación de los niveles de calcio plasmático) con una sintomatología clásica de intoxicación (náuseas,  vómitos, irritabilidad, diarrea, dolores abdominales…) e incluso hipercalcificación y calcificación de tejidos blandos con consecuencias graves.

La toxicidad por vitamina D es muy poco probable en personas saludables con niveles de ingesta menores a 10.000 UI/día.

Alimentos que contienen y son ricos en Vitamina D

Como la vitamina D es una vitamina liposoluble, abundará en alimentos grasos, principalmente de origen animal. En el caso de los vegetales, una fuente apreciable de vitamina D son las pipas de girasol, pero en general las cantidades de vitamina D en los vegetales son poco relevantes.

Alimentos ricos en vitamina D

  • Aceite de hígado de bacalao
  • Sardinas y boquerones
  • Atún y bonito
  • Quesos grasos
  • Margarina
  • Hongos (champiñones, shiitake)
  • Huevos
  • Otros pescados frescos
  • Quesos curados y semicurados
  • Quesos frescos
  • Leche y yogur

La vitamina D sigue siendo un importante foco de investigación. Sin duda, existe un gran interés en la vitamina D, desde la presencia de sus receptores en muchos tipos de células corporales, hasta la relación entre la ingesta y los resultados de salud en general.

La vitamina D es un componente de la dieta, pero es un nutriente único en el sentido de que funciona como una prohormona, que puede producirse de forma endógena en condiciones de exposición al sol.

Independientemente de si se obtiene de alimentos, suplementos o exposición al sol, funciona de manera similar en el cuerpo y debe ser procesada por el cuerpo para convertirse en la hormona fisiológicamente activa (1,25-dihidroxivitamina D). La hormona activa tiene potentes capacidades de señalización celular y está estrechamente regulada a nivel de los diferentes tejidos.

 

¿Dónde comprar vitamina D?

En https://asesornatural.com podrá encontrar complementos alimenticios a base de vitamina D.

  • VITAMINA D3 1000 UI (25 ΜCG) 100 CÁPSULAS BLANDAS

https://asesornatural.com/p/1011-vitamina-d3-1000-ui-25-g-100-capsulas-blandas-033984033405.html

VITAMINA D. Propiedades, beneficios, dosis y alimentos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario