Aloe Vera

El género Aloe, pertenece a la familia  Liliaceae s.l. Esta familia es una de las más diversificadas de las monocotiledóneas y comprenden unas 4500 especies, en unos 250 géneros distribuidos por todo el mundo. Plantas herbáceas perennes o anuales, algunas arbustivas, con bulbos y rizomas. Presentan las hojas muy variadas, incluso algunas están reducidas a pequeñas brácteas. Las inflorescencias son racimos o cimas umbeliformes. Las flores son generalmente, grandes y vistosas, actinomorfas y hermafroditas.

El perianto consta de 6 tépalos de coloración variada. Los estambres se disponen en número de 6 y más raramente 3. Gineceo con tres carpelos soldados con el ovario súpero. Fruto en cápsula o baya.

En la actualidad, sólo unas pocas especies tienen interés comercial por sus aplicaciones en terapéuticas, siendo las más importantes Aloe ferox Miller, conocido como aloe del Cabo, que se cultiva en el este y sur de África y A. barbadensis Miller (=A.vera) L. non Miller), llamado también áloe de Curaçao, que es originario de barbados y se cultiva en numerosos lugares de América y países de clima cálido.

Aloe vera (L.) Burm. f.

La especie A.vera es una planta vivaz, a veces arborescente, con tallo leñoso, simple, corto y cilíndrico, de 30 a 50 cm de altura. Las hojas, de 30-60 cm de largo, son carnosas, amplexicaulinadas, lanceoladas, de color verde glauco, cutinizadas, con numerosas espinas duras situadas en el margen, de color rojizo, perpendiculares al margen y algo envolventes por la base. La parte central de las hojas está ocupada por un parénquima de color marronáceo, que está cubierto por una cutícula.

Las flores son amarillas o amarillo-rojizas, de 2-2,5 cm de longitud y campanuladas; inicialmente están erectas, pero con el tiempo se curvan hacia abajo. El fruto es una cápsula loculicida.

Aloe ferox Mill.

Arbusto arborescente perenne con un solo tallo de 2-3m de altura, coronado por  una gran roseta de hojas de un verde glauco, ovales-lanceoladas, 40-60cm de largo, espinosas en la cresta y los bordes; las flores se erigen en una inflorescencia en forma de racimo.

El creciente consumo de los productos de A. barbadensis, principalmente el gel, ha originado un aumento de las zonas de cultivo. A. barbadensis ha sido introducido y naturalizado en muchas regiones de las zonas más cálidas de Estados Unidos (Florida, Texas, Arizona), México, Antillas, Bahamas, Venezuela, Grecia, Marruecos, Israel, Argelia, Egipto, Arabia, India. En España existen plantaciones de A. barbadensis en Andalucía, Baleares y Canarias.

La especie A.vera se cree originaria de la India, aunque crece también en el norte de Africa y en ciertas zonas del sur de Europa.

Componentes del aloe

El acíbar está compuesto mayoritariamente por derivados hidroxiantracénicos: aloínas A y B (aloína, barbaloína), aloerresinas A, B y C (glucosilcromonas).

El gel de áloe está constituido, en su mayor parte, por polisacáridos mucilaginosos responsables de la gran capacidad que tiene la planta para retener agua, gracias a la cual puede sobrevivir en condiciones de sequía. Debido a ello, precisamente, el contenido y composición del gel experimentan variaciones a lo largo del ciclo de vida de la planta según la estación climática, momento de la recolección, condiciones de cultivo o lugar de crecimiento, que explicarían las diferencias encontradas en las referencias bibliográficas en cuanto a la composición y propiedades del gel de áloe.

 

La medida de los polisacáridos y de la fracción de los sólidos solubles de la planta (sólidos precipitables en metanol) nos dan una idea de la calidad de la planta. Parece ser que el segundo método es más fiable porque considera una fracción de sólidos solubles que precipitan en forma sólida cuando se añade metanol. Estos sólidos contienen la fracción de mayor peso molecular del áloe. Esta fracción comprende: polisacáridos sin proteína, glicoproteínas y proteoglicanos y ácidos orgánicos (cítrico y málico) de peso molecular bajo adheridos a otras moléculas. Un contenido alto de estas sustancias es una medida buena de la actividad biológica del áloe.

 

En https://asesornatural.com/ disponemos de diferentes productos a base de aloe, cultivado y procesado en Andalucía. Su estandarización y valoración en polisacáridos y el hecho que no esté pasteurizado, hacen que estos productos a base de aloe, sean una garantía de calidad y eficacia.

 

  • ALOE VERA 1000 ML

https://asesornatural.com/p/48-aloe-vera-1000-ml-pvp-1995–8435001000209.html?search_query=aloe&results=51

 

Recolección y procesamiento del aloe

 

La recolección es un proceso importante, que sin duda redundará en la calidad final del áloe. La planta debe estar madura, proceso que tarda de 1,5 a 3 años. Después de cosechar se pueden activar enzimas que degradan el producto y que no pueden detectarse en pruebas analíticas. En 24 horas puede echarse a perder el áloe. Sólo es estable durante unas horas después de las cosecha. Este proceso degenerativo se frena por medio de la refrigeración. El gel es más estable cuando se separa de la hoja.

Hay que evitar la acción de bacterias desde la superficie que es tratada  convenientemente, para ello, se quita la piel de la hoja, los extremos y la estructura vascular. Se extrae el parénquima de forma manual o mecánica. Este parénquima no es todo gel, se parece  a una red de pescar y es rígido. Se le quitan las fibras de celulosa y el resultado es un líquido viscoso. Todo este proceso debe llevarse a cabo en menos de 36 horas.

 

Otro método mejor de obtención del gel es el proceso de hoja entera. En este proceso se somete al áloe a la acción de la enzima celulasa que rompe las fibras y se separa posteriormente por filtración. La aloína se separa por medio de carbón activo. Con este método sólo se quitan los extremos de la hoja y el resultado es una recuperación mejor de todas las sustancias del áloe. Se extrae así un líquido claro teñido de amarillo, que se refrigera y en algunos casos se pasteuriza a 65º, o se utiliza algún agente conservante.

La concentración para la obtención de extractos se hace a vacío para no dañar los principios activos. Por tanto el del de hoja entera es más completo y más activo biológicamente.

 

El aloe puede dar lugar a dos tipos de productos:

 

  • Áloe o acíbar, constituido por masas sólidas desecadas de color marrón oscuro o negruzco, gusto amargo y nauseabundo y olor característico desagradable. Se obtiene a partir del exudado de incisiones de hojas frescas de A. barbadensis y A. ferox. Este “látex” o “jugo”, se localiza en las células pericíclicas situadas junto a los haces conductores inmediatamente por debajo de la epidermis, entre el parénquima clorofílico y el mucilaginoso. Sus principios activos son derivados hidroxiantracénicos y se emplea fundamentalmente como laxante.

 

  • LAX RESCUE 60CAP

https://asesornatural.com/p/795-lax-rescue-60-caps-8435001002135.html?search_query=aloe&results=51

 

 

  • Gel de áloe vera, un líquido mucilaginoso obtenido exclusivamente a partir de la pulpa de las hojas de A. barbadensis. Sus principales constituyentes son polisacáridos y tienen múltiples usos, tanto vía oral como tópica.

 

  • GEL TOPICO ALOE + ROSA MOSQUETA 250ML

https://asesornatural.com/p/430-gel-topico-aloe-rosa-mosqueta-250ml-865743109287.html?search_query=aloe&results=51

 

El gel de diferentes especies de áloe ha sido popularmente utilizado durante años para el tratamiento de heridas, quemaduras, cortes y múltiples afecciones de la piel.

No es raro que cada año aparezca alguna nueva publicación que venga a apoyar o confirmar las propiedades cicatrizantes del gel de áloe. La mejoría y curación de las heridas es consecuencia de la acción sinérgica de los diversos componentes del gel, los cuales actúan estimulando el crecimiento de los fibroblastos, la angiogénesis y la reepitelización, reduciendo la fase inflamatoria.

El resultado final es un aumento del contenido en colágeno y glicosaminoglicanos en el nuevo tejido en reparación. Los compuestos activos responsables de estos efectos serían: las glicoproteínas, promotoras de la proliferación celular, la alantoína y otros compuestos de bajo peso molecular, que favorecen la reepitelización y angiogénesis, y los azúcares, polisacáridos y compuestos fenólicos que ejercen efectos antiinflamatorios y antimicrobianos.

La cicatrización acelerada de heridas se manifiesta tanto si el gel de áloe se administra por vía oral como por vía tópica. En situaciones especiales, como por ejemplo la diabetes, en que la curación de heridas se ve afectada y retardada, el gel de áloe se ha mostrado especialmente eficaz.

Los efectos beneficiosos del gel de áloe en la piel no sólo afectan a las heridas por incisión, sino que también se manifiestan en otras lesiones originadas por diversas causas, incluidas las ocasionadas por radiación aguda, además de las que se originan por calor, congelación o úlceras crónicas.

En estos casos, la mejoría comporta una reducción en la sensación de dolor y la recuperación acelerada de la lesión, hechos que ese han relacionado con la capacidad del gel para disminuir la concentración de tromboxanos, potentes agentes estimulantes del dolor y de la vasoconstricción que acompañan a estas lesiones, y para estimular la proliferación celular de fibroblastos, linfocitos y células neuronales.

 

Gel de aloe y afecciones digestivas

El gel de áloe se ha venido considerando beneficioso para el tratamiento de las úlceras pépticas, incluso para prevenir la úlcera de la mucosa gástrica inducida por ácido acetilsalicílico. Los compuestos responsables son no sólo los polisacáridos, por sus propiedades demulcentes y cicatrizantes, sino también otros constituyentes que contribuyen eficazmente a la resolución de las úlceras causadas por la infección de Helicobacter pylori. Entre ellos, se ha demostrado que la aloemodina, compuesto antraquinónico del gel de aloe, es capaz de inhibir el crecimiento y la actividad enzimática N-acetil transferasa de H. pylori.

El áloe también puede utilizarse en diversas afecciones de las mucosas y tejidos blandos, resultando especialmente beneficioso en determinadas patologías de la cavidad bucal, úlceras aftosas y estomatitis. Asimismo, el acemanano se ha propuesto como agente inocuo y eficaz para la formulación de adhesivos orales.

Efectos secundarios, contraindicaciones e interacciones del aloe

Efectos secundarios.

-Acíbar: ocasionalmente puede originar cólicos gastrointestinales. En tratamientos prolongados o por sobredosis se puede dar un desequilibrio electrolítico, con las correspondientes consecuencias (la deficiencia de potasio puede conducir a trastornos cardíacos y debilidad muscular, especialmente al ser administrado conjuntamente con heterósidos cardiotónicos, diuréticos y corticosteroides).
– Gel de áloe: Prácticamente no existen referencias sobre efectos adversos del gel de áloe. Ocasionalmente, se ha descrito que la aplicación tópica del gel de áloe puede ocasionar algunas reacciones adversas, tales como dermatitis de contacto y fotodermatitis, o reacciones alérgicas.

Contraindicaciones.

– El acíbar estaría contraindicado en embarazo, lactancia, niños menores de 10 años, dolor abdominal de origen desconocido, obstrucción de las vías biliares, obstrucción intestinal, trastornos intestinales con inflamación aguda e insuficiencia cardíaca o renal.

 

 Interacciones.

 El mayor riesgo de los laxantes irritantes, como el acíbar, está en la posible pérdida de electrolitos, debido a su abuso, que alteraría el equilibrio sodio-potasio. No se descartan interacciones del acíbar con heterósidos cardiotónicos, antiarrítmicos, como la quinidina, diuréticos tiazídicos o corticosteroides, que pueden agravar el desequilibrio electrolítico.

La hoja de aloe

La estructura de una hoja vegetal está organizada para tener una máxima superficie y captar un máximo de luz y por tanto de energía. La hoja debe luchar contra la gravedad para lo cual necesita una estructura fuerte, fibras para mantener la forma y nervios para transportar la savia con las correspondientes sustancias. Las plantas deben conservar el agua para ello están protegidas por una cutícula de material graso parecido a la cera. El áloe que crece en climas secos está especialmente adaptado para evitar la pérdida de agua. Su parénquima, tejido situado debajo de la cutícula, está especialmente constituido para retener un máximo de agua.

Los constituyentes de la hoja de áloe se encuentran principalmente en la hoja. Es muy importante tener en cuenta la parte de la hoja que se usa ya que los principios activos no están igualmente repartidos en la misma, distinguiéndose claramente entre el exudado y el gel tal y como hemos visto.

Dioscórides comenta: “Las hojas del Aloe se parecen a las de la cebolla albarrana, porque son gruesas, grasas, redondas, algún tanto anchas, y corcovadas por la parte trasera. Producen del uno y del otro lado al soslayo ciertas espinas cortas, raramente ordenadas. Toda la planta echa de si un olor muy grave, y en extremo es amarga al gusto. Tiene un sola raíz, la cual está hinchada como un palo en tierra. Nace muy viciosa en la India, y en grande abundancia: de donde se trae su licor congelado. Nace también en Arabia, y en Asia, y en algunos lugares marítimos. Restriñe el zumo de aloe, provoca sueño, desseca, aprieta y condensa los cuerpos, y de otra parte relaja el vientre. Bebidas dos cucharadas del, con agua fría, ò con suero, purga el estómago, y restaña la sangre del pecho. Incorporado con miel, resuelve los cardenales, y las ojeras, mitiga la escabrosa inflamaciones que en los ojos se engendran, y modera la comezón de los lagrimales. Aplicado con azeite rosado y vinagre sobre la frente, y sienes, quita el dolor de cabeça  y con vino detienen los caducos cabellos”.

Aloe Vera
Califica este post

Deja un comentario