Ácido Hialurónico. Donde se encuentra, propiedades y beneficios

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico (HA) es un glucosaminoglicano compuesto de disacáridos de ácido glucurónico y N-acetilglucosamina.  Constituye el eje central sobre el que están unidos los  distintos proteoglicanos, necesarios para la correcta funcionalidad del cartílago y otros tejidos.

Es una molécula altamente hidrofílica (tiene la capacidad de absorber 1.000 veces su peso en agua) y transporta nutrientes hacia el cartílago y retira sustancias de desecho, ya que el cartílago no presenta vasos sanguíneos.

¿Qué hace el ácido hialurónico?

Ácido hialurónico en las articulaciones

La arquitectura del cartílago consiste en una fina red de fibras estables de colágeno constituido por polisacáridos, como el ácido hialurónico y moléculas de proteínas llamadas proteoglicanos.

Además de estar presente en altas concentraciones en el cartílago, el ácido hialurónico también forma parte fundamental en el líquido sinovial, siendo un importante componente de las matrices extracelulares corporales, dando elasticidad y viscosidad a las articulaciones permitiendo resistir al peso y absorber los impactos.

Permite una excelente absorción de agua en los tejidos y ayuda en el transporte de los nutrientes a las células. El ácido hialurónico, contribuye a la estimulación y reparación de los tejidos y disminuye la concentración de unos determinados mediadores celulares, implicados directamente en el proceso inflamatorio, como son las prostaglandinas.

Ácido hialurónico en la piel

Más del 50% del ácido hialurónico presente en el organismo se encuentra en la piel. Es un componente natural de la dermis; esta capa de la piel,  presenta una red entramada de fibras de colágeno que se mueven fácilmente dentro de una sustancia intersticial cuya composición es ampliamente constituida por ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es capaz de mantener a su alrededor una gran cantidad de agua, lo que permite mantener la adecuada hidratación de la piel y consecuentemente la turgencia, que es una característica evidente de las pieles más jóvenes.

La piel tiene que adaptarse a las alteraciones de forma y volumen que tiene lugar cuando se mueven los huesos y ligamentos.

El ácido hialurónico de la piel también actúa como barrera defensiva frente a agentes infecciosos. Con la edad las células cutáneas van perdiendo su capacidad de producción de ácido hialurónico y perdiendo calidad en la fabricación del mismo (ya que su peso molecular disminuye, de tal modo que ya no conserva el agua, como lo hacía anteriormente), haciendo la piel más seca y arrugada.

Vitamina C y ácido hialurónico

La vitamina C contribuye a la formación normal del colágeno para el funcionamiento normal de los huesos, cartílagos y piel. La vitamina C también es también un gran antioxidante: modula el estrés oxidativo y puede neutralizar radicales libres, además de ser indispensable para la producción de colágeno.

Entre los efectos que se asocian a la disminución de ácido hialurónico en el organismo se encuentra el paso de la edad, los efectos de la radiación UV y los contaminantes ambientales.

La combinación de Vitamina C y ácido hialurónico ofrecen una actuación sinérgica frente al aprovechamiento de ambos en beneficio de la salud articular y la belleza, mejorando la elasticidad de los tejidos, la funcionalidad de las articulaciones y la hidratación de la piel.

¿Para qué sirve el ácido hialurónico?

Aunque la mayor evidencia del uso del ácido hialurónico en la salud de las articulaciones está fundamentada en su administración intraarticular, determinados estudios ponen de manifiesto que la suplementación oral también puede ser efectiva, debido a su absorción y distribución a los diferentes tejidos, con un buen perfil de seguridad y tolerancia.

Un estudio piloto aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, mostró que la suplementación diaria con 80 mg de HA durante 8 semanas, en 20 sujetos mayores de 40 años con artrosis de rodilla, fue útil para mejorar  varios marcadores de su calidad de vida, incluido una disminución del dolor.

Para investigar la eficacia del HA vía oral para en la artrosis de rodilla,  sesenta sujetos artrósicos fueron asignados al azar para recibir HA o placebo. Los sujetos en el grupo del HA recibieron 200 mg (4 cápsulas de 50 mg) de HA una vez al día todos los días, después del desayuno, durante 12 meses.

La administración oral de HA puede mejorar los síntomas de la artrosis de rodilla en pacientes de 70 años o menos, cuando se combina con ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps.

En otros estudios se han utilizado otras dosis de HA, con resultados significativos utilizando diferentes índices de valoración, para el tratamiento sintomático de la artrosis de rodilla:

Tratamiento con 240 mg de HA al día durante 12 semanas; 200 mg de HA todos los días durante 8 semanas; otro estudio más con una administración oral de 240 mg de HA por día durante 8 semanas o de 60 mg de HA durante 16 semanas, en este estudio, la mejora fue más evidente con los pacientes que realizaron los ejercicios terapéuticos en combinación con la terapia de HA.

¿Dónde se puede encontrar el ácido hialurónico?

Alimentos ricos en ácido hialurónico

Los alimentos ricos en ácido hialurónico son muy limitados. Muy probablemente el alimento más rico en ácido hialurónico sean las crestas de gallo. Este alimento ha entrado a formar parte de la cocina tradicional durante años.

En la actualidad, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), aprueba el uso de las crestas de gallo como fuente de ácido hialurónico. El ácido hialurónico también es relativamente abundante en las vísceras (mollejas, “callos”, hígado, corazón o riñones) y en menor concentración en determinados tipos de carne (ternera, cordero, pato o pavo).

Contraindicaciones del ácido hialurónico

El ácido hialurónico utilizado vía oral presenta un amplio margen de seguridad y por el momento, no se han descrito contraindicaciones. No obstante, siempre que se utilice un complemento alimenticio es importante valorar sus efectos, por las variadas características individuales y respetar la dosis sugerida.

Acido hialuronico y colageno ¿Es posible combinarlos?

Ácido hialurónico y colágeno

En numerosos complementos alimenticios aparecen combinados el ácido hialurónico y el colágeno. La pérdida de colágeno y el daño de las fibras de colágeno y elastina en la dermis, o cambios estructurales en la unión entre la dermis y epidermis se cree que contribuyen a la formación de las arrugas.

La laxitud de la piel también puede verse acentuada por la alteración de los vasos sanguíneos de la dermis. El hábito de fumar y la exposición a la radiación ultravioleta, también aumentan las arrugas en la piel.

Los niveles de colágeno y proteínas extracelulares en la dermis están más desorganizados en la piel de las personas mayores en comparación con los adultos más jóvenes.

Estos cambios dan lugar una mayor fragilidad y laxitud, así como una disminución del tamaño de la dermis y vascularización disminuida, lo que reduce la disponibilidad de nutrientes para la piel.

El ácido hialurónico contribuirá a aumentar la hidratación de la piel y el colágeno a mantener su estructura, por lo que su asociación tendría sentido en productos enfocados para la salud y belleza de la piel.

Por otra parte, en los complementos alimenticios que están pensados para una mejora de la salud articular, el colágeno contribuiría a un menos desgaste y protección de huesos y articulaciones y el ácido hialurónico, a disminuir el dolor y las molestias asociadas a la inflamación.

¿Donde comprar Ácido hialurónico?

  • ÁCIDO HIALURÓNICO 30 CÁPSULAS

https://asesornatural.com/p/69-acido-hialuronico-8435001000162.html

 

Ácido Hialurónico. Donde se encuentra, propiedades y beneficios
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario